El Alcohol es la sustancia legal que más se consume en España y la que menor percepción de riesgo tiene, por lo que el problema de abuso de alcohol sigue siendo una de las principales demandas de ayuda profesional. El alcohol es una droga depresora del Sistema Nervioso Central y que a medida que se consume va afectando a todas las áreas de la persona, ya que quien lo consume, se siente incapaz de trabajar o atender las funciones del día a día si antes no ha bebido.

La dependencia al alcohol es tanto física como psicológica al verse profundamente afectada la capacidad de autocontrol y la toma de decisiones queda siempre condicionada a poder beber. Las consecuencias a corto plazo de esta adicción pueden ser intoxicaciones etílicas o exposición a conductas de riesgo que pueden atentar contra la seguridad de la persona. A largo plazo puede producirse hipertensión arterial, úlceras, cirrosis, cardiopatías o alteraciones del sueño o del estado anímico. Además pueden producirse disfunciones sexuales, demencia, psicosis o deterioros cognitivos severos.

El síndrome de abstinencia producido cuando se deja de beber es muy intenso y puede conllevar consecuencias muy graves para la salud por lo que resulta fundamental mantener un seguimiento terapéutico en el proceso de dejar de beber.

A través de un adecuado tratamiento terapéutico, el paciente puede llegar a dejar de beber y recuperar el control sobre su propia vida. Con nuestro tratamiento personalizado podemos ayudar tanto al paciente como a su familia a comprender los efectos negativos del alcohol sobre la persona y a realizar los cambios necesarios para lograr volver a vivir plenamente sin necesidad de beber.

Si necesita ayuda o cualquier consulta sobre adicciones no dude en conectarse a www.doctoradicciones.com o llamar el teléfono 684 30 45 43 Sin Compromiso.